TRATAMIENTO


El  tratamiento de abordaje congnitivo conductual y psicosomático, consiste en  una primera entrevista sexual psicoeducativa prolongada con el apoyo de material didáctico, videos y sobre todo mucha escucha,  construyendo un clima de confianza.
A partir de allí comenzamos a  hacer ejercicios en el gabinete que se centran en un trabajo de relajación y conciencia corpogenital, con un fuerte apoyo en el manejo de la respiración y la expresión vocal. Sonidos y música relajante contribuyen a un estado de entrega activa que es reforzado por técnicas de visualización  e imaginería.   Además se les enseña un automasaje vulvo perineal y se practica la  auto observación con espejo de los ejercicios de contracción y relajación del suelo pélvico para constatar  su correcta o inversa ejecución . 
Utilizamos además otras herramientas, como tutores de tamaños crecientes,  vibradores, y mucha contención y aliento en cada logro. 
La terapia busca una desinsibilización sistemática y progresiva a la experiencia de dolor coital.  
Cuando ya es posible introducir el tutor vaginalmente, incorporamos el uso del equipo de biofeedback o retroalimentación, que conectado a una computadora con un software específico permite medir y observar en pantalla la información de la respuesta fisiológica del piso de la pelvis permitiendo reconocer las contracciones  musculares involuntarias que se efectúan  sin poder controlar como suele darse en todos los casos de vaginismo, (disfunción asociada a la de matrimonio no consumado).
Se prueba la introducción del dildo en diferentes posiciones coitales.
El tratamiento se continúa con ejercicios a realizar sola en su casa y luego,  si existe la posibilidad, se incluyen entrevistas en pareja y ejercicios para hacer de a dos en intimidad.
Se les instruye en la confección de sus propios tutores de dilatación o se les sugiere  la implementación de vibradores de venta libre en sex shops especializados en el problema.
La literatura o filmografía erótica sirve para mantener a las consultantes en  contacto con el placer, que de todos modos, a pesar  de esta disfunción, en general, logran mantener.
La duración del proceso terapéutico es  aproximadamente de entre 8 y 12 sesiones en el transcurso del cual se le solicita, si aún no la ha realizado, una  consulta ginecológica  o de algún otro profesional con los que trabajamos transdisciplinariamente en esta especialidad Las tasas de éxito en el tratamiento del vaginismo son muy altas.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que no basta sólo  con las terapias psicológicas  o psiquiátricas para resolver este  problema, ya que muchas de las mujeres que solucionaron con este tipo de tratamiento  sus vaginismos en solo un par de meses, ya  habían  pasado por muchos años de diferentes tratamientos “psi” sin lograr resultados positivos.


Lic. Viviana Tobi



DIRIGIDO A

• Si la consulta la hace la mujer sola, hacemos  primero una entrevista solamente con ella. Evaluamos luego, en forma conjunta, si  convocamos  a la pareja.


• Si lo solicita la pareja, el primer encuentro es con los dos y luego se continúa con ella sola hasta considerar la conveniencia o no de  integrarlo a él  nuevamente.


• No consideramos imprescindible que la mujer esté en pareja durante el tratamiento,  aunque si lo está,  alentamos la participación de su compañero en la forma en que les sea posible a ambos.


Propuesta transdisciplinaria que integra: 

•Sexología •Psicología •Tocoginecología •Terapias psicocorporales  •Educación somática •Terapia de pareja •Masoterapia •Bioenergética •Fisioterapia con Biofeedback y Electroestimulación.

ABORDAJE
• Psico-somático* 
• Psico-sexual
• Relacional
• Cognitivo 
• Conductual
  
 * el síntoma como expresión de un cuerpo viviente o soma en el que todas las dimensiones humanas están involucradas
















  


No hay comentarios:

Publicar un comentario